CONSEJOS

Se acerca la primavera: 5 consejos para preparar tu piel

Días más largos, cerezos y almendros en flor y ese solecito que ya comienza a hacer su aparición y que sube la temperatura como empujándonos a salir a disfrutar del exterior. Es un hecho: la primavera ya está aquí y es importante que preparemos nuestra piel, que va a comenzar a estar más horas expuesta a la luz, el sol y el aire.

Oficialmente, la primavera comenzará la semana que viene. Exactamente el próximo lunes 20 de marzo a las 11:28 h (hora peninsular). Y como todos los años se convertirá, quizás, en la época más peligrosa para nuestra piel.
¿Por qué? Porque casi siempre nos pilla desprevenidos. Y, así como en verano todos somos más conscientes de que debemos proteger nuestra piel y prepararla antes de exponerla a las condiciones ambientales, la primavera suele pillarnos desprevenidos. ¿Quién no ha salido en esta época a tomar el aperitivo con abrigo y ha acabado a pleno sol y en tirantes (y sin protección)?

Casi siempre seguimos actuando durante varias semanas como si fuera diciembre, cuando deberíamos tener en cuenta el cambio radical que supone para nuestra piel pasar del “encierro” invernal a muchas más horas de luz, sol y aire libre.

Así que lo mejor es que, desde hoy mismo, comencemos a tomar conciencia de que sí, es hora de comenzar a disfrutar del buen tiempo. Pero también de cambiar el “chip” y los cuidados que dedicamos a nuestra piel.

1.- Ojo a las manchas

Genética, exposición solar, envejecimiento, enfermedades…

Son muchas las causas que pueden provocar manchas en la piel. Algunas más importantes y con repercusiones que un médico debe valorar.

Pero todas suponen un problema estético que en muchos casos podemos atenuar. Y, sobre todo, evitar que vayan a más.

Existen tratamientos especiales como la gama Skin Delight Anti Spot de Sensilis que pueden ayudar a corregir y prevenir eficazmente la aparición de manchas. Y que, además, nos ayudan a lucir un tono más luminoso y uniforme, ahora que vamos a salir mucho más.

En este caso, la constancia será fundamental. Así que, cuanto antes empecemos, ¡mucho mejor!

2.- El destape

Muchas veces no nos damos cuenta de que llevamos todo el invierno con zonas de nuestro cuerpo tapadas y, de repente, las exponemos al aire y al sol.

El cuello es una de las más típicas y una de las que más sufre al respecto. No olvides prestarle especial atención siempre, pero en esta época aún más. Mímalo, hidrátalo bien al final del día para recuperar, protégelo del sol con productos específicos y procura “destaparlo” poco a poco. ¡No todas las horas el primer día!

También brazos, hombros, incluso manos… Las marcas de envejecimiento en el dorso son producto de la exposición solar sin protección. No te olvides de ellas y cuídalas como merecen. Con mucha hidratación. Y también protección.

3.- Más hidratación

Conforme vamos avanzando hacia el verano y la temperatura ambiental va subiendo, es lógico que la piel necesite más hidratación, puesto que perdemos más líquido con el sudor, la evaporación… Y no sólo cuidarla desde el exterior, con un buen tratamiento adaptado a la edad y las necesidades específicas de cada piel. También es fundamental cuidarla desde el interior, bebiendo y manteniendo nuestro cuerpo suficientemente hidratado.

En esta época, a veces es más difícil porque estamos más tiempo fuera y se nos olvida. Así que… ¡recuerda beber agua a menudo!

Es algo que oímos hasta la saciedad, pero no nos damos cuenta de lo que mejora nuestra piel hasta que no lo hacemos de verdad.

4.- Protección

Por supuesto. Sobre todo. Imprescindible.

Como decíamos antes, la primavera es peligrosa porque muchas veces no somos conscientes de que estamos expuestos al sol. Pero lo estamos. A lo mejor no en una tumbona en la playa, pero sí en una terraza, dando un paseo, caminando por la ciudad… Y el sol y el envejecimiento celular que produce es casi el mismo. Así que la protección es fundamental. En realidad, lo es todo el año. Pero en primavera es imprescindible.

Hoy en día existen muchísimas fórmulas para que estemos cómodos con ella: 2 en 1 con maquillaje o hidratante, texturas fluidas con color…

Eso sí, asegúrate de que la protección sea máxima y de calidad, con un buen filtro UVA y UVB.

Y un consejo: lleva siempre en el bolso un pequeño producto de protección solar corporal. En esta época, es lo más normal acabar luciendo brazo al sol. ¡Que no te pille desprevenido!

5.- Lúcete

Pues eso. Que ha llegado el momento de empezar a lucir brazos, piernas, escotes, pies… Y para eso hay que estar preparados. Cuídate. Mímate. Hidrátate cada día con una buena corporal como la gama Silhouette Xpert de Sensilis, pensada para respetar y mantener (o recuperar) su equilibrio y su belleza. Para que cuando llegue el momento no tengas que esconderte y al primer día de sol y buen tiempo, puedas ponerte ese vestido o esos tirantes que, seguro, ya estás buscando.

Share: