CONSEJOS

Primavera, piel y alergia

La época del año favorita de muchos ha comenzado. Y con ella vendrán el sol, el buen clima, un mayor tiempo al aire libre y, para muchos, las temidas alergias ambientales, que no sólo se manifiestan en nuestro sistema respiratorio… en muchas ocasiones también en nuestra piel.

Los síntomas más conocidos de las cada vez más habituales alergias a los pólenes son los relacionados con el sistema respiratorio y las mucosas (estornudos, picor de ojos, moqueo, picor de garganta, tos e, incluso, asma). Sin embargo, las reacciones cutáneas relacionadas con las alergias ambientales son también muy frecuentes. De hecho, en algunos casos, son el primer síntoma de la alergia primaveral y por eso muchas personas antes de comenzar a percibir molestias en nariz, ojos o bronquios, presentan diferentes manifestaciones cutáneas como picores, ronchas o urticaria.

La razón es que la piel se vuelve más reactiva para las personas alérgicas en esta época y muchas de ellas desarrollan urticaria de contacto, por la que la piel reacciona directamente en contacto con el polen en suspensión.

Si este es tu caso, aparte de las recomendaciones generales y habituales para disminuir los efectos de la alergia primaveral (lavar frecuentemente ojos, cara y manos, utilizar gafas de sol, evitar deportes al aire libre y la exposición directa a los alérgenos, llevar las ventanillas del coche subidas, ventilar la casa al atardecer…) y/o de la medicación que tu médico haya considerado en tu caso, hoy recopilamos algunos consejos más específicos para que tu piel sufra lo menos posible en esta época y tú puedas disfrutar al máximo de la nueva estación.

1.- Limpieza

Si siempre es importante realizar una profunda limpieza de nuestra piel, en esta época, si sufres problemas de alergia, aún más. Como ya hemos dicho, la mayoría de las reacciones cutáneas relacionadas con las alergias al polen se deben a urticarias de contacto, por lo que mantenerla libre y limpia de los alérgenos será la primera y mejor medida para disminuir o evitar reacciones.

Y cuanto más mejor. No descartes limpiar tu piel, sobre todo cara y escote, más de una vez al día. Por la noche, por supuesto, para eliminar cualquier resto de polen y evitar un prolongado contacto durante el descanso. Pero también después de haber dado un paseo por el campo, haber realizado cualquier actividad al aire libre o cuando notes que está comenzando a reaccionar.

Hazlo siempre, por supuesto, con productos adecuados que respeten el equilibrio natural de tu piel y estén formulados para garantizar una higiene profunda, incluso en las pieles más sensibles. ¿Has probado la gama Ritual Care de Sensilis?

2.- Hidratación

El mejor consejo para reducir y/o evitar cualquier reacción inflamatoria en la piel es siempre la hidratación. Mantenerla en sus niveles óptimos garantiza el funcionamiento de su barrera natural, lo que se convierte en la mejor defensa. Pero para ello es necesario hidratarla constantemente.

Lo recomendable en estos casos es utilizar productos formulados específicamente para pieles sensibles, como la gama Hydra Glacier de Sensilis, con propiedades detoxificantes y desensibilizantes,

que nos ayudarán a hidratarla y protegerla de una forma más adecuada y también a calmarla.

3.- Fuera todos los alérgenos

Las pieles sensibles y/ o aquellas que reaccionan ante los alérgenos difícilmente evitables (como el polen) son más propensas a reaccionar también frente a cualquier otro tipo de componentes químicos o irritantes con los que entren en contacto.

Por eso, siempre es importante evitar los productos de higiene o cosmética que contengan que contengan sustancias cuestionadas como los parabenes, aceites minerales o ingredientes de origen animal, para proteger nuestra piel y evitar reacciones indeseadas lo más posible.

4. –Cuidado con el sol

Muchas veces, las reacciones cutáneas por alergias primaverales se confunden con patologías relacionadas con el sol, ya que es durante esta época cuando comenzamos a exponer nuestra piel a los primeros rayos UVA y UVB. Asegúrate de utilizar una buena protección que, además, ayudará a mantener tu piel aún más hidratada. Y, como medida extra, te animamos a probar el nuevo Sun Secret oral, un avanzado complemento vitamínico que puede ayudar a disminuir o mejorar las alergias al sol, ya que contribuye a neutralizar sus efectos nocivos en la piel, reforzando los sistemas de defensa de nuestro organismo.

En cualquier caso, si puedes, evita la exposición directa al sol cuando notes picores o eczemas relacionados con la alergia primaveral, ya que no hará otra cosa que aumentar los síntomas. 

5. – Agua

Algunos expertos relacionan una mayor ingesta de agua con la reducción de los síntomas de la alergia en general ya que, al parecer, los alérgenos pueden diluirse y es más fácil para nuestro cuerpo eliminarlos.

Siendo una recomendación en cualquier caso saludable y sabiendo que el agua siempre es beneficiosa para nuestra piel, no está de más incluir algún vaso de agua más en nuestro día a día cuando comencemos a notar síntomas de alergia.

Eso sí, por supuesto y por encima de todos nuestros consejos, cualquier tema relacionado con alergias o reacciones cutáneas debe ser consultado con un médico. Será siempre la mejor fuente de información y la mejor ayuda para controlar y prevenir todas nuestras molestias.

Share: