CONSEJOS

Piel bella, de la cabeza a los pies

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y cumple muchas funciones de vital importancia para el organismo. Sin embargo, cuando hablamos de ella en términos de belleza, solemos limitarnos a la del rostro, cuando ésta supone solo un pequeño porcentaje del total. Cierto es que la cara es la más visible, pero cuidar la piel de todo el cuerpo es muchas veces la clave para tener un aspecto realmente joven y en forma.

Sí, la piel del rostro es quizás la más delicada, la que más vemos y la que más sufre con las agresiones externas, puesto que, normalmente es la más expuesta. Pero no es justo que dediquemos casi todos nuestros esfuerzos a mimarla y protegerla sólo a ella.

La piel corporal, y más ahora que comienza el buen tiempo y empezamos a lucirla, también dice mucho de nosotros mismos. De poco sirve una cara espléndida si al desprendernos de nuestra ropa de invierno mostramos un escote poco cuidado, o unos brazos deshidratados, o unas piernas poco tersas y de aspecto poco flexible. Un detalle que muchas mujeres pasan por alto y que les hace envejecer más de lo que imaginan.

Ya sabemos que da pereza, pero si cuidamos un poco toda nuestra piel, los efectos comienzan a notarse enseguida. Por eso, os hemos hecho la primera parte del trabajo y os proponemos una sencilla rutina que, si conseguimos incorporar a nuestra vida diaria, será suficiente. Cuatro pasos muy simples, que no deberían llevar más de cinco minutos y que pueden suponer un gran cambio en nuestra apariencia y, por qué no, también en nuestra salud. ¡Pruébala y no te arrepentirás!

1.- Reactivar

Gran parte de los problemas que sufre la piel de nuestro cuerpo suelen estar relacionados con una mala circulación. Es algo muy típico en las piernas, pero también en el resto de nuestra piel, ya que muchas veces la falta de “vida” y tersura se debe a la disminución del riego sanguíneo que la alimenta. 

Si conseguimos reactivarlo, la notaremos mucho más fresca y nutrida, y para conseguirlo, nada mejor que un pequeño masaje cada día. Puedes utilizar un rodillo especial o solamente los dedos, dependiendo de la zona del cuerpo y la sensibilidad. Hazlo justo antes de ducharte, o mientras aplicas el gel (por cierto, ¿has probado la nueva colección de geles de la gama Silhouette Xpert de Sensilis? ¡Toda una experiencia de aromaterapia y delicadeza!), e intenta aclararte con agua no demasiado caliente: esto ayudará a aumentar el efecto.

Tres minutos. Nada más. Eso sí, cada día. Y siendo enérgica donde tu piel lo aguante. Verás cómo, nada más acabar, empezarás a notarlo.

2.- Exfoliar

Imprescindible para mantener una piel joven y elástica, puesto que exfoliándola lo que hacemos es ayudarla a regenerarse. Así, eliminamos las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel y conseguimos que se oxigene con mayor facilidad.

Truco: la exfoliación es especialmente útil cuando volvemos de nuestras vacaciones al sol, para renovar nuestra piel después de los excesos y, sobre todo, para mantener el moreno durante más tiempo. Pruébalo este verano y verás cómo alargas ese buen color en el cuerpo que a todas nos sienta tan bien.

3.- Hidratar y reafirmar

Como siempre, y por supuesto, el paso fundamental. Y más, si hemos realizado los dos anteriores. De poco sirve que reactivemos la circulación y exfoliemos nuestra piel si después no le ofrecemos el “alimento” para el que la hemos preparado de forma especial.

Hidrátate siempre, cada día. No lo dejes sólo para el verano o para las ocasiones especiales. Quienes dedican un par de minutos diarios a este ritual saben que su piel les devuelve el gesto mostrándose siempre más tersa, más elástica… ¡más apetecible!

Sé especialmente insistente en las zonas más difíciles, como codos, rodillas y manos.

Y sobre todo, utiliza hidratantes que de verdad estén formuladas para respetar el equilibrio natural de tu piel y cuya eficacia haya sido contrastada. Desde Sensilis te proponemos la gama Silhouette Xpert, con activos de origen natural, seleccionados por su alta eficacia hidratante, reafirmante y regeneradora, y una innovadora textura que se funde con tu piel para una absorción rápida y un resultado suave y refrescante.

4.- ¡Y disfrutar!

A muchas nos da pereza cumplir con estas rutinas de forma continuada. Pero conseguir incorporarlas a nuestro día a día es la clave para que sean eficaces y, de verdad, se noten. ¿Cómo conseguirlo? Dejando de pensar en ellas como una obligación y convertirlas en un momento de placer.

Nuestro consejo: elige para ello productos que te ayuden a crear un hábito que no puedas dejar de disfrutar. Fragancias estimulantes, texturas avanzadas que convierten la aplicación en toda una experiencia sensorial…

Los geles e hidratantes de la gama Silhouette Xpert de Sensilis están pensados para ello. Y créenos, la diferencia, se nota. Durante y después.

¿Verdad que no es tan complicado?
Anímate a probar. Te retamos a hacerlo durante una semana. Verás los resultados. Y, lo mejor: aún estás a tiempo de hacerlo antes del verano para llegar con una piel verdaderamente renovada. ¡Ya nos contarás!

Share: