CONSEJOS

Maquilla tus ojos según tu forma

Grandes, pequeños, almendrados, centrados, separados, redondos, alargados… todos los ojos tienen su encanto y, si conocemos bien los trucos para sacarles el mejor partido, la belleza de nuestra mirada puede potenciarse de forma espectacular. Hoy en nuestro post, algunos consejos para que descubras lo fácil que puede ser multiplicar el encanto de tus mejores rasgos.

Si alguna vez te ha maquillado un profesional te habrás dado cuenta de que, casi por arte de magia, tus ojos parecen más grandes, tus pómulos más definidos, el óvalo de tu cara más perfecto y, en general, tus facciones más bonitas lo son aún más.

Esto se debe a que, gracias a sus conocimientos, los maquilladores consiguen potenciar nuestros mejores rasgos y disimular los que no nos favorecen.

Por supuesto, ell@s siempre conseguirán un resultado espectacular, pero algunos de sus trucos son bastante sencillos y podemos aplicarlos en nuestro día a día de forma muy eficaz, notando con ello una mejoría en nuestro aspecto que, estamos seguros, te va a enganchar.

Hoy vamos a centrarnos en los ojos, claves para resaltar nuestra belleza, y en cómo manejar nuestras “armas” de maquillaje para sacarles todo el partido.

¡Prueba estos trucos y te aseguramos que te quedarás con ellos!

1.- Ojos más grandes

Sean como sean tus ojos, una de las claves para lucir una mirada despejada, descansada y atractiva es conseguir el efecto de tenerlos más grandes. Hay un truco muy sencillo para lograrlo del que te vas a enamorar, seguro:

  • Elige una sombra oscura (de tonos marrones o grises) y aplícala en la zona del lagrimal y en la zona exterior del ojo, dejando un hueco entre ambas, sobre la zona central, que puedes rellenar con una sombra más clara, difuminando los bordes entre ambas. Puedes probar a hacer el “hueco” más ancho o más estrecho, según la intensidad que quieras dar a tu mirada, pero el efecto será siempre muy favorecedor.

2.- Ojos pequeños

Si tus ojos son pequeños, un truco muy sencillo y muy eficaz para hacer parecer nuestros ojos aún más grandes (además del truco anterior) es sombrear con un tono oscuro justo en el pliegue del párpado en su parte exterior, desde la mitad del ojo más o menos hasta el extremo opuesto al lagrimal. Difumínalo bien y completa el resto del párpado con una sombra clara y brillante. El efecto es importante y la técnica muy fácil de aplicar.

Si quieres aumentar aún más el efecto, amplía ligeramente la sombra oscura hacia arriba, haciéndola más ancha hasta la línea del hueso. Perfecto para un maquillaje más marcado, de noche o fiesta.

3.- Párpado caído

En algunas personas la parte exterior del párpado superior es más baja y cubre parte del párpado móvil, haciendo que nuestros ojos luzcan más pequeños de lo que realmente son. Si es tu caso, este truco puede ayudarte mucho a “abrir” tu mirada:

  • Aplica una sombra oscura en el párpado móvil que vaya desde la mitad del ojo hasta el final exterior (igual que en el caso de ojos más juntos), pero terminando en este caso la sombra con una diagonal hacia arriba, en busca del final de la ceja. Puedes alargar este final más o menos, según el énfasis que quieras poner a tu mirada. Lo importante es que esta “v” de toque felino conseguirá reducir el efecto de párpado caído, al crear la percepción de que el pliegue no existe.

4.- Ojos rasgados

Los ojos rasgados son muy atractivos, pero si conseguimos que parezcan más grandes, resultarán aún más llamativos. Para conseguirlo:

  • Crea una sombra oscura en la zona exterior del párpado móvil con forma de v o triángulo, similar a la que aconsejamos en ojos caídos, pero marcando mucho más la diagonal que sube por el exterior, de forma que llegue bastante más arriba del pliegue, en dirección al extremo de la ceja.

5.- Ojos separados

Como norma estándar, se considera que los ojos están más separados que la media cuando la distancia entre ellos supera el ancho de un ojo.
Coge un espejo y, si este es tu caso, te proponemos dos formas muy sencillas de conseguir un efecto que reduzca visualmente esa sensación:

  • Crea una sombra oscura que vaya desde el lagrimal hasta la mitad del párpado móvil, que tenga un ancho desde la línea de las pestañas hasta más o menos hasta la mitad del párpado móvil. Difumínala con una sombra más clara hasta el final del párpado. De esta forma quedará oscurecida la parte de los ojos más cercana a la nariz y conseguiremos reducir el efecto visual de separación.
  • Otra técnica para este mismo propósito es trazar una sombra oscura desde la parte superior del lagrimal hasta el final exterior del ojo, siguiendo la línea del pliegue del párpado móvil. Después, elige una sombra clara (a ser posible con efecto nacarado) para iluminar desde esa sombra oscura hacia abajo, hasta las pestañas. Ahora mírate y verás cómo el efecto ¡funciona!

6.- Ojos juntos

Si tu caso es el contrario, para crear la sensación de una mayor separación, el truco es justo al revés:

  • Crea una sombra oscura en el párpado móvil que vaya desde la mitad del ojo hasta el final exterior. Difumínala con una sombra clara hacia el lagrimal y aplica un poco de iluminador en este punto para resaltar aún más el efecto.

En cualquiera de los casos, y como siempre, lo importante es pararnos un momento a observarnos y, después, probar sin miedo. Con un poco de práctica lograrás el efecto que encaja contigo.

Y, por supuesto, elegir productos (en este caso sombras) que sean fáciles de aplicar, que estén especialmente formuladas para proteger una zona tan sensible como los ojos y, aún mejor, que incluyan ingredientes activos que nos ayuden a hidratar, reafirmar y rejuvenecer nuestra mirada.

¿Has probado nuestra gama de sombras nutritivas Sensilis Monocharme?

Sin duda, el complemento perfecto a todos estos consejos para que tus ojos luzcan siempre espectaculares.

Share: