CONSEJOS

Regeneración nocturna: El Secreto de una Piel Sana

La piel del rostro no sólo se relaja por la noche, aportándonos al día siguiente un aspecto más descansado. Además, mientras dormimos, nuestra piel tiene la increíble capacidad de regenerarse, eliminando y volviendo a crear las células que se han destruido durante el día. Eso sí, necesita el tiempo suficiente y un poco de ayuda para que los resultados sean los más espectaculares.

Seguro que alguna vez has escuchado a las modelos o actrices más bellas aquello de que su secreto mejor guardado es dormir mucho”.

Más allá de la genética y de que seguramente tengan algún que otro secretillo adicional (que en este blog averiguaremos, ¡seguro!) esta afirmación tiene mucho sentido.

Por el día nuestra piel está continuamente trabajando”. En primer lugar para protegerse del ambiente al que está expuesta: las agresiones externas como el sol, el frío, el aire, la luz, la contaminación, el ambiente seco o húmedo…

Además, durante nuestra actividad cotidiana, el rostro está continuamente en movimiento: acompañando nuestros gestos, expresando nuestras emociones, gesticulando…

Cuando por fin nos acostamos, la piel aprovecha para recuperarse: los músculos se relajan, y la capa superior aprovecha para recuperar la elasticidad que, con la tensión del día, ha perdido.

La piel “revive” por la noche.

Pero el verdadero milagro ocurre por la capacidad natural de la piel para regenerarse. Para volver a crearse y, además, para hacerlo adaptándose a nuestro reloj biológico.

Describiéndolo de forma sencilla, nuestra piel está “programada” para trabajar durante la noche eliminando las células muertas y haciendo que las células madre epidérmicas (aquellas que tienen la capacidad de replicarse) las vuelvan a regenerar.

Un milagro más de nuestro cuerpo al que no prestamos atención pero que resulta verdaderamente interesante, sobre todo si sabemos potenciarlo. 

¿Cómo aprovechar al máximo esta capacidad de regeneración nocturna? 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que este trabajo de regeneración es costoso para las células y lleva su tiempo. Es por tanto fundamental proporcionarles el descanso ambiental y funcional durante las suficientes horas. Está demostrado que la mayor actividad en nuestra piel se produce entre las 00:00 y las 04:00h. Así que el mejor consejo es: ¡A dormir pronto y trasnochar las menos veces posibles!

Pero también podemos ayudar a nuestra piel proporcionándole de forma externa una “ayuda extra” para realizar su trabajo. Si, justo antes de dormirnos, aplicamos algún tratamiento que ayude a eliminar las células muertas, aporte nutrientes y contrarreste los efectos de los radicales libres y la polución… un tratamiento detox,  estaremos multiplicando su efecto. Y eso, a la mañana siguiente, se notará seguro.

Para ello, en Sensilis hemos desarrollado la nueva línea SUPREME RENEWAL DETOX, con ingredientes activos naturales que facilitan ese doble efecto tan útil para nuestra piel en el momento que más lo necesita.

Si quieres despertarte cada día con una piel rejuvenecida y con un aspecto mejorado, ¡es el momento de probarlo!

 

Share: