CONSEJOS

¿Estás sacando todo el partido a tu mirada? Maquilla tus ojos según la ocasión

Por costumbre, por pereza, por falta de experiencia o, simplemente, por desconocimiento, lo cierto es que muchas mujeres maquillan sus ojos siempre de la misma forma. Y, aunque es cierto que cada una solemos saber lo que nos sienta mejor, las sombras, máscaras y lápices nos ofrecen casi infinitas combinaciones y posibilidades que pueden hacer cambiar nuestro aspecto tanto o más que nuestro vestuario. ¿Por qué no probarlas?

Maquillarse los ojos requiere de cierta pericia y casi todas tenemos “controlado” el estilo con el que nos sentimos más cómodas. Pero probar nuevas opciones, aunque a veces nos da miedo o pereza, puede sorprendernos y ayudarnos a descubrir que hay vida más allá de la sombra neutra y la máscara. Todo un abanico de posibilidades que puede mejorar muchísimo nuestra imagen o adaptarla mejor a cada ocasión: marcar la diferencia entre el día y la noche, o los días más especiales o, por qué no, combinar nuestros ojos con nuestra ropa. Prueba con alguna de estas ideas y ¡te sorprenderás con los resultados!

Naturalmente iluminado

Para esos días en los que casi no necesitas ir maquillada, pero sí quieres resaltar tu mirada, esta opción es perfecta. Queda muy natural y sienta bien a todo el mundo, independientemente del color o la forma de tu ojo.

¿Cómo?

1.- Elije una sombra de ojos de color neutro (similar al de tu piel, pero algún tono más oscuro) y utilízala como base para aplicar de forma ligera en el párpado superior. Hazlo desde las pestañas hasta el pliegue que delimita el arco del hueso, y difumínalo ligeramente por arriba y por el exterior. Con esto lograrás dar un primer toque de profundidad a tu mirada, sutil pero muy eficaz.

2.- Después, y este es el matiz importante, aplica un poco de iluminador (o sombra muy clara e iridiscente) alrededor del lagrimal. Hazlo tanto hacia arriba (hacia el párpado superior) como hacia abajo (hacia la zona de la “ojera”, pero sin meterte demasiado hacia el centro del ojo). Aplícalo también justo debajo del arco de la ceja. Comienza aplicando una pequeña cantidad y ve añadiendo hasta que compruebes que tu mirada queda realzada sin espesar. Lograrás un efecto muy natural, pero a la vez sofisticado.

Consejo: prueba en casa para dar con la cantidad perfecta de iluminador, mirándote en diferentes lugares para comprobar que, tanto en interior como en exterior, el efecto queda natural.

Cuando lo logres, comprobarás que es un look que favorece muchísimo en las fotos, al avivar tu mirada sin que apenas se note… ¡vivan los selfies!

Solo lápiz

  • Con un poco de práctica se pueden conseguir efectos muy diferentes y favorecedores sólo con el efecto de un buen lápiz de ojos. Eso sí, asegúrate de elegir uno de calidad y en perfectas condiciones. Recuerda que con él se trabaja en una zona sensible. Y elige uno waterproof, como la gama Infinite Eyes de Sensilis, si no quieres un efecto oso panda nada más salir de casa.
  • Línea fina: un look perfecto, elegante y discreto que va bien en cualquier situación.
    ¿Cómo? Crea una raya fina (necesitarás afilar muy bien el lápiz) que recorra desde el lagrimal hasta el final exterior del ojo, recorriendo todo el borde de tus pestañas superiores. Si consigues una línea suficientemente fina, tendrá un efecto de lo más natural. Si quieres que sea un poco más intenso, intenta engrosar la línea al final y/o alargar un poquito su longitud.
  • Cat Eye: Para una imagen más sofisticada, prueba este tipo de contorneado que es todo glamour.
    ¿Cómo?
    Realiza un raya fina sobre la línea de las pestañas, como en el caso anterior. Ahora, dibuja una línea más arriba, a la altura de la mitad del párpado móvil, cuyo incio y final sean los mismos que en la primera línea. Ahora rellena el intervalo entre ambas líneas y… ¡voilá!
  • Griego: Ideal para agrandar los ojos, es apropiado para el día y la noche, aunque es un acabado intenso que será una apuesta segura cuando necesites una imagen un poco especial.

¿Cómo?

Sigue el mismo proceso que para el Cat Eye, pero añade una línea que contornee el borde inferior del ojo, pero sólo hasta la mitad, sin superar la altura de la pupila.

Consejos para delinear:

  • No te acostumbres a estirar demasiado el párpado para aplicar el delineador. Aunque así pueda parecer más fácil, a la larga este gesto favorece la aparición de arrugas prematuras en la zona y, además, al soltar el párpado, la línea pierde ligeramente su forma. Intenta hacerlo con el ojo en su posición lo más natural posible.

Sombra aquí y sombra allá

Atrévete con el color

En general, todas tendemos a utilizar colores serios en las sombras. Grises, pardos, y, como mucho, verdosos.

Pero nos sorprenderíamos de lo que puede cambiar nuestra mirada si nos atrevemos a ir un paso más allá.
¿Sabes qué sombras combinan con tu color de ojos?

  • Ojos azules: sombras azules, grises, plateados, rosas, lilas y pasteles en general.
  • Ojos verdes: sombras verdes, pardas, lilas, rojizas, naranjas, rosas y moradas.
  • Ojos marrones o miel: marrones, rosas, doradas y moradas.
  • Ojos negros: grises, verdes, morados y rosas.

Consejo: para un mejor acabado utiliza sombras con texturas cremosas. ¿Has probado la gama Monocharme de Sensilis? Con su fórmula enriquecida con mantecas y aceites naturales te ayudará, además, a hidratar y cuidar tus párpados mientras los maquillas.

De tres en tres

¿Por qué no? El modo clásico suele combinar dos sombras, la más clara en el interior del ojo y la más oscura hacia el exterior. Pero si quieres darle un toque aún más interesante a tu estilo, puedes mezclar incluso tres colores, dividiendo el párpado en tres franjas verticales y difuminando bien entre sí.

Prueba con colores atrevidos (que combinen entre sí) para un look más informal (flúor, azules, morados…) o con tonos más suaves (pasteles o lilas) para un toque elegante y original.

Smoke eyes: ¡no sólo por la noche!

Quién más o quien menos hemos oído hablar del famoso Smoke eyes. La mayoría, incluso, puede que lo hayamos intentado alguna vez o hayamos acudido a alguien que sepa hacerlo para poder lucirlo.

Es un efecto degradado intenso que queda genial, pero que casi siempre tenemos asociado a la noche, pues lo más habitual es verlo en tonos negros.

Pero, ¿has probado a hacerlo en otros tonos? Si elegimos sombras marrones claras, pardas o tonos grises para la zona oscura, es un maquillaje que encaja también por el día y nos puede dar un aire formal y muy elegante.

Máscara, siempre

En cualquiera de las opciones, sólo necesitarás añadir un poco de máscara de pestañas para conseguir un look aún más acabado. Es el toque que hace que realmente tu mirada adquiera la intensidad y el estilo perfecto, sea cual sea la ocasión.

Prueba con Sublime Lashes de Sensilis, que curva tus pestañas para un aire más intenso. O con la máscara alargadora Infinity de Sensilis si quieres lograr un efecto de pestañas aún más largas.

Y esto es sólo el principio. Hay miles de propuestas que os iremos desgranando en nuestro blog para que vayáis descubriendo todo lo que puede dar de sí una mirada. Así que, ponte manos a la obra y…¡Atrévete a verte con otros ojos!

Share: