Ahora sí que sí. Esta semana el calor parece que ya se ha instalado entre nosotros y el sol comienza a pegar fuerte (aunque hasta el 40 de mayo, ¡ya se sabe!). Tirantes, sandalias, bañadores… el “destape” ya es oficial y la ropa de verano ha hecho su aparición en nuestras calles, paseos, parques y playas. Y con ella la exposición de una gran parte de nuestra piel a las radiaciones solares.

Es el momento de hacer acopio de la mejor protección y de comenzar a utilizarla. Hoy, algunas recomendaciones para saber, de una vez por todas, cuál elegir y por qué.

Cada año por estas fechas muchos nos hacemos la misma pregunta frente al lineal de protección solar: ¿cuál elijo?

La respuesta no es fácil, pero lo que siempre debemos tener en mente es que se trata de una decisión verdaderamente importante. Porque no todos los protectores solares son iguales. Y porque, a estas alturas, ya todos conocemos los importantes efectos negativos que puede tener el sol en nuestra piel.

Por ello, el primer y mejor consejo que podemos dar es que elijáis una marca que verdaderamente tenga un respaldo científico detrás. Los avances en dermocosmética en los últimos años han permitido desarrollar ingredientes activos de rigor farmacéutico que ofrecen un resultado mucho más efectivo, pero no todos los protectores solares los integran en su composición.

También es muy importante elegir siempre protectores de amplio espectro (que protejan frente a los rayos UVA y UVB). Fíjate bien en la etiqueta.

Y después, tener en cuenta algunas consideraciones menos habituales que hoy os queremos recordar:

A cada uno, lo suyo

No es lo mismo una piel clara que una piel oscura. Ni un rostro que una pierna. Ni la piel de un niño que la de un adulto. Es decir, que no es lo mismo el producto que debo elegir para la cara que para el cuerpo. Ni lo que yo necesito, que lo que necesitan mis hijos o mi pareja. Por eso, no suele ser una buena idea adquirir un solo producto para todo, ni para todos. Vale la pena invertir a principio de verano algo más de tiempo en valorar nuestras necesidades concretas y comprar un producto para cada zona y/o para cada miembro de la familia.

Así, todos estaréis protegidos correctamente, que es lo más importante. Y, en realidad, aunque al principio pueda resultarnos más costoso, la inversión será similar, puesto que cada producto durará mucho más. Por ambas razones, merecerá la pena.

La protección empieza por dentro

Otro consejo que no solemos tener en cuenta es que nuestra piel por sí misma puede hacer mucho por protegernos si la “alimentamos” bien desde dentro.

Esto no quiere decir que dejemos de usar los protectores solares tópicos (cremas, geles, sprays…), pero sí que seamos conscientes de que preparar nuestro cuerpo desde dentro puede ser muy beneficioso para nuestra salud y la de nuestra piel, y ser una gran ayuda para lucir un bonito bronceado sin problemas.

En este sentido, lo primero es, por supuesto, hidratarse mucho. Antes, durante y después de la exposición solar. Es fácil pensar que el calor deshidrata nuestra piel y que es necesario rehidratarla desde dentro para evitar que sufra más de lo necesario.

También ciertos alimentos pueden ser nuestros mejores aliados en esta época del año, para preparar nuestra piel ante la exposición solar. Todos los ricos en betacaroteno (zanahorias, calabaza, verduras de hoja verde o espárragos) nos ayudarán a generar Vitamina A y nos aportarán propiedades antioxidantes. También el tomate, la sandía, el pimiento rojo y la papaya son ricos en licopeno, que ayuda a prevenir el daño celular. Y todos los ricos en vitamina C (naranjas, limones, pomelos, kiwis, melón y fresas) nos ayudan a la generación de colágeno.

En Sensilis, además, hemos desarrollado una ayuda extra en este sentido que resulta verdaderamente útil y efectiva: la protección oral Sun Secret. Un complemento alimenticio que contribuye a neutralizar los efectos nocivos del sol en la piel, el cabello y los ojos y complementa y refuerza el sistema antioxidante cutáneo frente a los radicales libres generados por los rayos solares. Y además, ayuda a prolongar el bronceado. ¡Pruébalo y lo notarás!

Mucho más que lo peor

Por supuesto, la primera razón para elegir y utilizar un protector solar debe ser nuestra salud. Todos sabemos que las lesiones producidas por el sol pueden derivar en serios problemas, como cáncer de piel.

Pero más allá de esto, que es lo más importante, también debemos pensar en uno de los primeros y más comunes efectos que el sol produce en nuestra piel: el envejecimiento prematuro, las arrugas y las manchas.

Si habitualmente tratamos de cuidarnos con constancia y productos que nos ayuden a retrasar estos efectos, que ya de por sí produce el paso del tiempo, ¿no es una gran razón de más para utilizar protectores solares de calidad?

En Sensilis somos conscientes de ello y por eso toda nuestra gama Sun Secret está formulada, para ser la fusión perfecta entre una fotoprotección de máximo rigor farmacéutico y la eficacia de un tratamiento antiedad. Por eso, todas nuestras opciones Sun Secret contienen ingredientes activos antienvejecimiento, que convierten la protección solar en mucho más que eso: en un tratamiento de alta cosmética.

Protección, siempre

Muchos expertos aseguran que la mayoría de las lesiones que se producen en la piel a causa de las radiaciones solares ocurren cuando estamos al sol sin ser conscientes de ello. Es decir, no en los días de playa o de piscina (en los que todos solemos tomar más precauciones), si no ese día que fuimos a dar un paseo por el campo, aquél que comimos al aire libre o aquella mañana que salí a hacer deporte. Cuidado con esto porque es muy importante interiorizar que en esta época del año los peligros del sol siempre están ahí. Incluso los días nublados.

Por eso, protégete SIEMPRE que vayas a salir. A toda la familia. Y en todas las partes del cuerpo que queden expuestas sin ropa.

Para ello, la recomendación más útil es que elijas productos cuya textura de aplicación sea realmente cómoda para utilizar en cualquier ocasión.

En Sensilis te proponemos, por ejemplo, Sun Secret Spray Transparente SPF50+: con una textura transparente, fresca, ultra-confortable, de rápida absorción y fácil aplicación. Y, además, resistente al agua.

También es una buena opción elegir productos que te ofrezcan la protección sumada a otro uso, como el maquillaje compacto Sun Secret SPF50+. Así, siempre perfecta, y además, protegida.

Después de todo esto, sólo nos queda hacer hincapié en los consejos básicos que ya hemos oído todos muchas veces, pero que siempre debemos recordar. Y luego… ¡a disfrutar del sol!

Consejos básicos de fotoprotección solar

– Aplicar 30 minutos antes de la exposición o de salir de casa.

– Renovarla cada 2 horas

– Para bebés, niños y personas de piel sensible o muy clara, SIEMPRE factor de protección >50.

– No utilizar productos que hayan superado su caducidad, ni aquellos cuya textura haya variado desde su apertura.

Share: